Eventos que están De Boca En Boca

Eventos en Medellín

¡Adiós, líder!

 IMAGEN-13165315-2

Colombia lamenta la muerte del doctor Nicanor Restrepo Santamaría, quien para muchos fue un gran gobernante, un pensador brillante, un ser sensible, un conocedor de la paz y un líder empresarial de primera.

Nicanor fue un destacado empresario antioqueño que ocho años de su vida profesional los dedicó al sector público, llegando a ser Gobernador de Antioquia en 1983, importante integrante de las mesas de diálogo entre las Farc y el expresidente Andrés Pastrana, conciliador entre el M-19 y el gobierno de César Gaviria, integrante de la comisión asesora de reinserción y, finalmente, uno de los consejeros más confiables del presidente Santos en los diálogos de paz en La Habana.

Este hombre, destacado también por su buen sentido del humor, por su nobleza y su gusto por el estudio,  estuvo al frente del Grupo Empresarial Antioqueño desde 1984, cuando ingresó como presidente de Suramericana. Además, fue miembro de las juntas directivas de varias empresas, entre las que están Sofasa, Éxito, Bancolombia, Conconcreto, Carvajal y Solla, alcanzando la presidencia de Nutresa, Inversura, Argos y Smurfit Kappa Cartón de Colombia. También fue presidente del Consejo Superior de la Universidad Eafit,

miembro de la Sala de Dirección General de la Escuela de Ingeniería de Antioquia, profesor de la Universidad Nacional, presidente del Consejo Directivo de Proantioquia y miembro de consejos directivos de diferentes fundaciones.

Sin duda, Nicanor Restrepo Santamaría, fue un hombre imparable y ejemplar para los colombianos, no sólo por destacarse en el mundo empresarial, sino por la calidad humana que poseía, la alegría que irradiaba y el gusto por el conocimiento que lo convirtió en un eterno estudiante.

 

RuiLgbaa2¡Gracias Nicanor! 

-Por aportarle un gran apoyo al desarrollo regional y nacional, no sólo en materia de negocios, sino dando constantes lecciones de vida.

-Por haber gobernado nuestro departamento antioqueño con dedicación y pasión.

-Por ser, a lo largo de los años, un gran conciliador en asuntos definitivos para los avances de paz en nuestro país.

-Por siempre haber tenido esa gran capacidad de comprender el punto de vista del otro.

-Y sobre todo, gracias por haber trabajado con amor por Colombia, por la justicia social y por la paz que tanto hemos añorado.